lunes, 23 de julio de 2012

La Cantante Calva, de Eugène Ionesco

Título: La Cantante Calva.
Título original: La Cantatrice Chauve.
Autor: Eugène Ionesco.
Páginas: 38
Sinopsis:
La cantante calva, estrenada en 1950, fue la primera obra dramática de Eugène Ionesco, dramaturgo y escritor francés de origen rumano, que fue uno de los principales autores del teatro del absurdo.
Desde 1957, La cantante calva sube a escena ininterrumpidamente en el Théâtre de la Huchette y con un número récord de interpretaciones, se ha convertido en una de las obras más representadas de Francia, haciéndose acreedora al premio Molière d'Honneur en 1989.
Desplegando un sentido del humor abrasivo e inquietante, Ionesco presenta a seis personajes, dos matrimonios ingleses, los Martin y los Smith, una criada y un bombero, en situaciones domésticas cotidianas y absurdas que desnudan la incapacidad del ser humano para comunicarse: Las palabras, en vez de desvelar y facilitar la comunicación, oscurecen y enturbian todo y el hombre aparece como un ser incomprendido e incomprensible.
En el momento de su estreno, la pieza produjo un gran escándalo en París, pero dos años después, cuando Soupault, Breton y Péret vieron las obras de Ionesco le confesaron: "Esto es lo que nosotros queríamos hacer".
El éxito universal del que continúa gozando demuestra la permanente vigencia de este clásico del teatro del absurdo, producto del genio y el talento de Ionesco para reflejar la soledad del ser humano

Opinión personal:
Quise leer esta obra por completo después de estudiar durante el curso tanto al autor como a una pequeña parte de La Cantante Calva.

Se trata de un teatro breve, divertido y, como su género indica, totalmente absurdo. En un mismo escenario se sucede toda la obra, durante la que aparecen seis personajes de forma aleatoria: el Sr. Smith, la Sr. Smith, el Sr. Martin, la Sr. Martin, la criada Mary y el jefe de los bomberos.
Sr. Martin:
- ¿Por qué no? Se ven cosas todavía más extraordinarias cuando se circuloa. Por ejemplo, hoy he visto yo mismo en el subterráneo, sentado en una banqueta, a un señor que leía tranquilamente el diario.
Sra. Smith:- ¡Qué extravagante!
En total hay nueve escenas, y algunas de ellas tan breves que solo cuentan con un párrafo, aunque en todas predominan los diálogos incoherentes y sin sentido entre los personajes, en los que hablan de todo y no dicen nada, tan absurdos que causan diversión y risas en el lector, como si el autor hiciera referencia a una situación ilusoria.
Sr. Martin:

- En resumidas cuentas, seguimos sin saber si cuando lalman a la puerta hay o no alguien.

Sra. Smith:
- Nunca hay nadie.
Sr. Smith:
- Siempre hay alguien.
Poco más puedo deciros de esta obra de teatro puesto que es muy breve y todo se resume en lo dicho anteriormente, solo puedo aportar que se lee con muchísima facilidad y que me aportó un rato bastante divertido y agradable mientras la leía. 

Puntuación: 

5 comentarios:

  1. No había leído nada de esta obra, no pinta mal. No sé si la acabaré leyendo, pero gracias por la reseña ^^

    Un besote :D

    ResponderEliminar
  2. MMmm no me acaba de llamar,a pesar de lo que te ha gusta y lo fácil de leer que parece.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Jejeje esta obra la hicimos en mi grupo de teatro este año, yo era la Sra Martin xD
    Me alegra saber que te haya gustado, a nosotros al final nos gustó como quedó.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola :)
    No soy de leer teatro pero este pinta bien, besos.

    ResponderEliminar
  5. No me llama mucho la verdad, pero parece que te ha gustado mucho y me alegro la verdad. Lo bueno de los libros es que nos hagan disfrutar con cada momento de la lectura.
    Un besote guapi!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por aquí y dejarme tu más sincera opinión, pero si no quieres que tu comentario sea eliminado recuerda hacerlo siempre con respeto y sin spam (ya sea a blogs, webs, concursos y/o similares). ¡Un abrazo!