lunes, 22 de febrero de 2016

Sé que estás aquí, de Clélie Avit






Sé que estás aquí
~ Clélie Avit ~
232 páginas || 18'00€ || Ediciones B
Rústica con solapas || 9788466658201
««««


Elsa tiene treinta años y adora la montaña; pero, precisamente a causa de esta pasión, ha caído de una pared helada y ahora yace en una cama de hospital. Hace veinte semanas que está en coma. Aunque ella oye todo, ninguna de las personas que la rodean parece darse cuenta.
Un día, un joven desconocido entra en su habitación por error. Thibault no sabe nada de la historia de Elsa, pero empieza a hablar con ella y conoce a sus amigos. Algo en esa joven dormida, que huele a jazmín y tiene un aspecto muy dulce, lo atrae como un imán a su habitación...
Thibault empieza a visitarla a diario y a contarle sus cosas, pese a que todo indica que la joven está en coma profundo.
¿Y Elsa? Oye todo, pero no puede responder. No puede pedir a ese joven amable que vuelva al día siguiente, no puede decirle que reconoce el sonido de su risa en el pasillo, y que ahora casi puede sentir en la mejilla el calor de su beso.
Thibault no sabe que Elsa no volverá a despertar, porque en breve la desconectarán de las máquinas que la mantienen con vida. Los médicos así lo han decidido, y la familia ha aceptado. Todos piensan que es imposible que Elsa despierte. No obstante, cada vez que Thibault entra en la habitación, ella siente que se le acelera el corazón...


      
Elsa, una joven de treinta años, se encuentra en coma desde hace cinco meses debido a un accidente que tuvo haciendo alpinismo en un glacial. Desde entonces no habla ni se mueve, solo oye: es capaz de oír a los médicos, a sus familiares y amigos cuando la visitan, a la señora de la limpieza... y a Thibault, un hombre más o menos de su edad al que acaba de conocer por error el mismo día de su cumpleaños.

Los motivos que llevan al hospital a Thibault son bastante complejos: su hermano ha tenido un accidente de coche con unas consecuencias terribles y él se encarga de llevar a su madre a que lo vea, puesto que él aún no se siente preparado para entrar a visitarle a pesar de la insistencia de su madre. En su primera visita al hospital es cuando da, por error, con la habitación de Elsa, esa joven que tanta paz le desprende.

La situación de ambos personajes y protagonistas es bastante complicada: ella está en un coma prácticamente irreversible, y él no puede evitar odiar a su hermano por lo que ha hecho gracias a su mala cabeza, entre otros problemas personales que también arrastra consigo.

Centro toda mi atención en él. No quiero que pase el tiempo. Se trata de la única distracción, la única novedad, casi lo único que me recuerda que estoy definitivamente viva en alguna parte.

A través de Elsa y Thibault conocemos a las personas de su entorno, que forman parte de los personajes secundarios de esta historia. Gracias a ellos podemos saber más cosas acerca de los protagonistas debido a las situaciones que se suceden cuando están juntos. 

Siendo sincera, nunca había leído un libro donde uno de los protagonistas estuviera en coma. He leído libros que se basaban en distintas enfermedades, pero nunca una historia como esta, y confieso que me ha gustado muchísimo.

La única persona a la que a fin de cuentas puedo volver a ver es esa con la que no puedo hablar. Porque no me contestará. Elsa. La flor de jazmín rodeada de cables.

Es increíble como la autora se mete en la piel de los dos personajes para narrarle al lector la situación de cada uno: lo frustrante que es para Elsa no poder hacerse entender, no poder hablar ni moverse, teniendo que limitarse a escuchar cómo los médicos y sus padres hablan de desconectarla porque no hay esperanzas de que salga del coma; y los quebraderos de cabeza que tiene el propio Thibault con una madre que tiene tendencias depresivas, un hermano hospitalizado y con una situación muy complicada en su conciencia, así como ver su vida estancada mientras que la de su mejor amigo prospera.

Todas las situaciones que se tratan a lo largo del libro son tan reales como la vida misma, porque en realidad esta novela es dura, real e impactante, pero también es esperanzadora. En mi opinión, esconde un mensaje oculto, el mensaje de no dejar de luchar, no dejarse vencer aunque la situación, las circunstancias sean totalmente negativas, porque siempre queda un mínimo de esperanza que puede hacer que todo cambie. Sinceramente, me ha encantado poder disfrutar de esta novela y conocer, a través de ella, la magnífica pluma de Clélie Avit, que no deja indiferente al lector.

El final es totalmente sobrecogedor y algo extraño, porque por una parte me esperaba lo que iba a suceder, pero por otra me ha sorprendido muchísimo ya que no contaba con el factor sorpresa con el que la autora sorprende al lector. Aún así, es un final que me dejó con una muy buena sensación.

Sé que estás aquí es una historia dura y realista como la vida misma, que ha sabido sorprenderme, sobrecogerme y llegarme al corazón. Una historia tan increíble como esperanzadora que no debéis dejar de leer.


Gracias a Ediciones B.





6 comentarios:

  1. Pues por la sinopsis y la reseña me han dado ganas de leerlo, parece una historia a la que vale la pena darle una oportunidad :B

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta y me ha gustado mucho tu reseña.
    Me lo apunto :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. No conocía este libro pero me lo apunto, me ha gustado mucho lo que has contado sobre él, especialmente por ese mensaje de esperanza que tiene entre sus páginas. No parece una historia simple para nada.

    Un besote Vero

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía, pero me lo apunto, porque tiene muy buena pinta y me suena muy interesante que uno de los personajes esté en coma ^^
    Muchas gracias por tu reseña!

    besitos<3

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! No había oído hablar de este libro pero tiene buena pinta, me recuerda algo a "Si decido quedarme" aunque no lo he leído pero me refiero en la temática.
    Saludos^^

    ResponderEliminar
  6. Es un libro al que le tengo muchas ganas, he visto muy buenas reseñas. Saludos :D

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por aquí y dejarme tu más sincera opinión, pero si no quieres que tu comentario sea eliminado recuerda hacerlo siempre con respeto y sin spam (ya sea a blogs, webs, concursos y/o similares). ¡Un abrazo!