viernes, 10 de febrero de 2017

EL CUADRO JAMÁS PINTADO, DE MASSIMO BISOTTI



El cuadro jamás pintado
~ Massimo Bisotti ~
246 páginas || 13'95€ || Crossbooks
Rústica con solapas || 9788408159513
3/5


Para los que van a contracorriente pero nunca contra el corazón.
Patrick, un profesor y pintor obsesionado por la perfección, abandona repentinamente sus clases en la escuela de Bellas Artes y deja Roma. Dispuesto a empezar de cero pone rumbo a Venecia, una ciudad llena de canales y de encanto. Pero no es el único que se marcha. Justo antes de partir quiere echar un último vistazo al cuadro de la mujer que tanto ha amado... pero ella ya no está en la tela. Solo queda el vacío. Empieza así una apasionada búsqueda de aquel amor y también de sí mismo.


      
Patrick está obsesionado con la perfección. Tiene la clara seguridad de que esta existe y está dispuesto a encontrarla. Cuando abandona sus clases en la escuela de Bellas Artes decide poner rumbo a Venecia, esperando encontrar esa perfección y todas las respuestas que busca allí. Pero durante el vuelo a Venecia, Patrick sufre un duro golpe en la cabeza que le ocasiona una conmoción derivada en amnesia temporal, por lo que cuando se encuentra en el aeropuerto de Venecia no recuerda por qué decidió ir hasta allí.

A lo largo de esta nueva aventura, Patrick se va encontrando con diversas personas que intentan ayudarle a recordar todo lo que ha olvidado temporalmente. Es por ello que conocemos a Vince, un gondolero que ronda la edad de Patrick; a Miguel, dueño del apartahotel Punto Feliz en el que se hospeda Patrick, y a su hijo pequeño Enrique; así como a una bella mujer llamada Raquel y que Patrick asegura conocer aunque no sabría decir de qué.

Durante este viaje, nuestro protagonista Patrick, deja de estar tan obsesionado con la perfección gracias a las conversaciones y vivencias que tiene en Venecia junto a Vince, Miguel, Enrique y Raquel, de la misma forma que poco a poco comienza a recuperar la memoria y es consciente de cuál es el motivo principal y más importante por lo que decidió abandonar su vida en Roma y viajara hasta allí.

A pesar de los diálogos densos que existen entre los personajes a lo largo del libro, que están tan cargados de pensamientos, sentimientos y emociones que pueden llegar a colapsar la mente del lector, y que hacen que cueste cogerle el ritmo a la historia, lo cierto es que cada uno de estos diálogos, y cada uno de los capítulos que conforman el libro, invitan a que el lector reflexione sobre lo que hablan, sobre ese tema tan presente de la perfección y el vivir obsesionado con ella.

No os voy a mentir, personalmente me costó mucho cogerle ritmo al libro, pero una vez que me acostumbré a sus diálogos, caí presa de todos esos pensamientos y sentimientos que el autor crea alrededor de estos personajes. Me gustó perderme en entre tantas emociones, pensar acerca de lo que hablaban en cada diálogo, y es que Patrick no solo va en busca de la perfección hasta Venecia, sino en busca de sí mismo, de esa personas que algún día fue y que quedó oculta por esa obsesión con la perfección que poco a poco le ha ido absorbiendo, y ver la evolución que sufre el protagonista a lo largo del libro me ha encantado.

Además, dentro de toda esta belleza de la perfección encontramos también corazones rotos y heridos, algunos con todas sus heridas ya cicatrizadas y otros, en cambio, con las heridas aún abiertas esperando a ser curadas. Esa mujer desaparecida del cuatro, la que Patrick estaba seguro de que había pintado, es más importante en su vida de lo que él al principio es capaz de recordar, y esto es algo que queda patente en su historia.

Sin duda alguna, y aunque sea una lectura densa a pesar de su brevedad, lo que más me ha gustado de toda la historia es el mensaje que poco a poco el protagonista aprende y que comparte con el lector, esa moraleja que encierra las páginas de esta historia:

La perfección no existe, no hay que obsesionarse con ella, porque la belleza radica en todas las imperfecciones.


Gracias a Crossbooks.


2 comentarios:

  1. Esa moraleja es maravillosa... Además, me gustan esas historias en las que se pierde la memoria... No sé, pero creo que empezar de cero o perderse es la mejor manera de encontrarse.

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaa! ¿Cómo te tratan los libros?

    Qué coincidencia, casualmente iba a comentar algo parecido a lo de la frase que has puesto al final. Yo, personalmente, tengo ciertos toques de perfeccionista pero más a nivel académico que a nivel personal, ya que en mi nivel personal la perfección sólo se haya en las pequeñas imperfecciones de la vida. Me ha llamado la atención este libro, y la portada me parece bastante intrigante a pesar de no ser la portada del año. Sin embargo, que digas que es una lectura densa me ha hecho correr JAJAJAJ, ¡No soy buena con ellas! Todos los libros con una narración densa terminan abandonados ¿Uno de ellos? El afamado "Orgullo y prejuicio". Imagínate si abandoné ese libro qué quedará de este. Pero gracias por la excelente reseña.

    ¡Abrazos y besos!
    Y por cierto, sólo si deseas, ya sabes que te estaré esperando en Más que sólo libros ❤

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte por aquí y dejarme tu más sincera opinión, pero si no quieres que tu comentario sea eliminado recuerda hacerlo siempre con respeto y sin spam (ya sea a blogs, webs, concursos y/o similares). ¡Un abrazo!