Mil veces hasta siempre, de John Green


Mil veces hasta siempre
~ John Green ~
304 páginas · 16'95€ · Nube de Tinta · 9788415594918
4/5


En su nueva y esperada novela, John Green, el aclamado y premiado autor de Bajo la misma estrella y Buscando a Alaska, nos cuenta la historia de Aza con una claridad desgarradora e inquebrantable. Una brillante historia sobre el amor, la resiliencia y el poder de la amistad para toda la vida.

Aza nunca tuvo intención de investigar el misterio del multimillonario fugitivo Russell Pickett. Pero hay una recompensa de cien mil dólares en juego y su mejor y más intrépida amiga, Daisy, no está dispuesta a dejarla escapar. Así, juntas, recorrerán la corta distancia y las enormes diferencias que les separan del hijo de Russell Pickett, Davis.

Aza lo está intentando. Trata de ser una buena hija, una buena amiga, una buena estudiante y, tal vez, incluso una buena detective, mientras vive en la espiral cada vez más estrecha de sus propios pensamientos.


      
"Cualquiera puede mirarte. Pero muy pocas veces encuentras a alguien que ve el mismo mundo que estás viendo tú."

Bienvenidos y bienvenidas a Indianapolis, lugar donde vive Aza Holmes, más conocida por sus amigos como Homelsy, la protagonista de esta historia. Aza es un chica peculiar. En realidad, ella es una chica normal y corriente, pero sufre un TOC -trastorno obsesivo compulsivo- con la salud y la higiene que la arrastra siempre a una espiral infinita de pensamientos, que giran principalmente en torno a enfermedades que puede contraer.

Aza tiene dos amigos: por un lado está Daisy, su mejor amiga, bastante intensa, que escribe fan-fics sobre Star Wars en su blog; y por otro lado está su amigo Mychal, que es un poco más secundario en su vida y también en esta historia. Pero estos no son los únicos personajes que aparecen en esta historia, y es que hay otros personajes que tienen mucho peso en la misma: el multimillonario Russell Pickett, que ha desaparecido de la noche a la mañana y sin dejar rastro, y sus hijos Davis y Noah. Sin olvidarnos de la Doctora Singh, que ayuda a Aza con su problema.

Supongo que llega un momento en que te das cuenta de que los que te cuidan solo son personas, de que no tiene superpoderes y de que en realidad no pueden impedir que te hagas daño.

En torno a la misteriosa desaparición del señor Russell Pickett se puede decir que empieza esta historia, cuando Daisy informa a Aza de la desaparición del mismo y de que se ofrece una cuantiosa recompensa para quien ofrezca algo de información veraz. Y es que hace muchos años Aza y Davis fueron buenos amigos, aunque esa relación se enfrío... pero Daisy está dispuesta a hacer lo que sea necesario para que Aza retome el contacto de nuevo con él, para averiguar el posible paradero de su padre.

Volver a disfrutar de una historia de John Green ha sido un verdadero placer. Me encanta cómo escribe este señor y la facilidad que tiene para atraparme en sus historias. Y es que, como he dicho en alguna otra ocasión, para mi las historias de John Green no son historias normales, son historias de personajes, personajes que aunque pueden no ser personas reales, podrían serlo perfectamente por lo sencillos y complejos que son a la vez.

Los personajes son todos muy peculiares. Me ha gustado mucho que tratara el tema del trastorno obsesivo compulsivo en el personaje de Aza y la forma en la que sumerge al lector en los pensamientos sin fin de la misma. Nos adentramos en ellos como en una espiral que parece que no tiene fin, lo mismo que le sucede a nuestra protagonista. Es cierto que leer los pensamientos de la protagonista puede resultar, en ocasiones, difícil, ya que el tema de la salud mental está muy bien construido en la historia y puede resultar agobiante leer los pensamientos de Aza sobre los miles de microbios y bacterias que puede adquirir por tocar simplemente un vaso, por poner un ejemplo, pero esto es lo que hace que la historia sea más única.

Las mejores conversaciones son aquellas en las que ni siquiera recuerdas de qué hablasteis, solo recuerdas cómo te sentías.

Al final, el tema de la desaparición del padre de Davis y la recompensa que se ofrece por el mismo, quedan en un segundo plano en la historia. Pero, sinceramente, no me ha molestado en lo más absoluto, puesto que no veo que fuese cien por cien necesario que la trama surgieran en base a esto.

En definitiva, John Green ha vuelto a hacerme disfrutar de una de sus historias, ha hecho que me enganchara desde la primera página al libro y que no pudiera soltarlo hasta llegar al final. Me ha encantado el personaje de Aza y lo bien documentado que está el tema de la salud mental.

Tanto si os gustan las historias de John Green como si habéis sufrido decepciones con alguna de ellas, Mil veces hasta siempre es una lectura cien por cien recomendada: por sus personajes, por su historia y por lo bien tratado que está el tema de la salud mental.

Gracias a Nube de Tinta por el ejemplar.


Comentarios